martes, 14 de septiembre de 2010

La tetera

La tetera
Tetera Yi Xing , Hong Pao 2010
http://www.yixing.com/
Las formas cerámicas cotidianas tienen como objeto una utilidad, pueden ser contenedores, herramientas, materiales constructivos, simple goce estético o todas las anteriores. Cada objeto está diseñado en función de la necesidad del ser humano para complementar su vida cotidiana, Formas de arcilla es una mirada al objeto hecho de arcilla: su origen, historia, su perfeccionamiento, el impacto en el estilo de vida del humano y por su puesto su presente. Empezaremos con una forma por la cual siento predilección: La Tetera, su utilidad surge de una necesidad específica la cual es contener líquidos calientes, específicamente el té. Pero ¿de qué manera está ligada la existencia la una de la otra?


El té
El Emperador Shen-Nung, 
ilustración de  "Pen Tsao,"
  siglo 18 -19
Para encontrar la primera tetera necesariamente se debe hablar del té, esta bebida caliente y reconfortante tiene varias leyendas sobre su origen que nos lleva a China. Una de las leyendas habla de Shen Nung, emperador chino del siglo 3 d.C., quien acostumbrada beber agua caliente sentado bajo un árbol de Thea sinensis - o como lo conocemos nosotros la planta del té que es en realidad un hermoso arbusto que llega medir de 1.20m a 1.50m llamado también Camellia sinensis (como se le llama por la flor) - a beber agua caliente, cuando por accidente las hojas secas de la planta cayeron en el agua hirviendo, antes de que pudiese sacarlas del recipiente la bebió descubriendo un sabor sutil y aroma delicioso que daría inicio a la tradición del té.





Daruma por Shokei-Kyoto
Nanzeji siglo 15

Otra historia relata el viaje del príncipe Bodhirdharma nacido en Madras India, conocido como Pu Tai Ta Mo en China o Daruma Daishi en Japón; el príncipe se dedicó a sus estudios budistas y lo enviaron a China a reintroducir el budismo en el año 470 d.C, atravesó el rio Yang-tse y llegó hasta las montañas de Sung para llegar al templo Shaolin. Una vez ahí se dedicó a una larga meditación de nueve años, como parte de sus votos no debía dormir, en esta parte la leyenda tiene varias versiones: una de ellas dice que el príncipe meditaba en una cueva, mientras observaba la pared y después de cinco años comenzó a tener un sueño sobrecogedor, desesperado por mantenerse despierto agarró unas hojas de un arbusto cercano y comenzó a masticarlas –eran hojas de la planta del té- inmediatamente sintió el estímulo y pudo continuar sus meditación.

Otra versión cuenta que el príncipe se durmió, se enojó tanto consigo mismo que decidió quitarse los párpados para no tener que cerrar los ojos nunca, cuando lanzó los párpados a un lado el arbusto comenzó a crecer. Toda leyenda tiene sus versiones y contradicciones pues se dice que el consumo de té como bebida estimulante, ya era costumbre entre los monjes budistas para soportar largos periodos de meditación antes y durante el tiempo de la visita Pu Tai Ta Mo, quien eventualmente llevó el té y el budismo a otros lugares de Asia. Lo cierto es que el intercambio de especímenes de arbustos y árboles de té en estado natural se da en el siglo 4 d.C entre China y la India para ser “domesticadas” o cultivadas para su consumo, el resultado fue un arbusto a la altura del cosechador y de hoja siempre verde. Las infusiones de hojas tal como las conocemos llegaron a otros lugares de Asia como la India y Japón - el té se bebía en recipientes de metal o tazones de cerámica – la transición del tazón a la tetera se da a inicios de la dinastía Ming en 1368.

Tetera Longquan verde celadon con insiciones
decorativas Dinastia Ming finales siglo 16 principios 17
Origen de la tetera

El origen de la misma como contendor pudo darse en un periodo mucho más antiguo en que el almacenaje de alimentos y líquidos se convirtió en parte de la vida de los humanos, inicialmente con cacharos de barro y metales como el bronce para el almacenaje, una vez que se volvieron sedentarios y empezaron a cultivar sus propios alimentos. Pero las primeras teteras de que se tienen data, son del este periodo Ming y específicamente de la región de YiXing, estas teteras fueron y son (todavía se fabrican) las predilectas para tomar té. Hechas de arcilla púrpura o llamada zisha (propia de la región) las teteras de YiXing tienen la particularidad de mejorar la calidad del té, debido a que no se esmaltan – recordemos que uno de los propósitos del esmalte en cerámica utilitaria es cerrar el poro de la superficie – y cada vez que se prepara el té la arcilla absorbe y concentra su sabor, mejorando con los años; los coleccionistas de teteras YiXing recomiendan tener una para cada tipo de té y así mantener el sabor intacto, por esta razón son muy cotizadas entre los amantes de té. Otra cualidad de los recipientes cerámicos era la nota musical perfecta que emitían al golpearla, lo que denota perfección en el ancho de sus paredes y armonía en la forma permite apreciar el sonido.


Tetera Yi Xing

El uso de esta nueva forma se extendió en toda China y Japón, donde ya en el siglo 15 lo consumían como medicina y para fines ceremoniales, los diseños se convirtieron en motivo del nacimiento del arte cerámico de la teteras que conjugaba la delicada estética de oriente, misticismo y filosofía en un recipiente, conforme pasan los siglos -paralelo a la comercialización de té- las teteras aparecen en otros lugares de Asia por el sur como Tailandia, Taiwan, Burma Myanmar, las islas de Java y Sumatra.


Tetera Grindley Excelsior motivos
 florales lavanda y malva 1914-1925


Tetera Flow Blue & Gilt Doulton motivos florales azules y oro 1880


 Pero las teteras reposan el té en otros lugares del mundo como Europa del este, entre 1600 1630 compañías Alemanas y Holandesas compraban té en Japón, Sumatra y Java. Recordemos que para la época las tisanas, infusiones y té, eran bebidas medicinales y de carácter exótico en lugares como Francia e Inglaterra donde ya para finales del siglo 17 en Britania el té o “tea” (del término tay en chino) era una costumbre que llego para quedarse. Aquí las teteras comienzan otro proceso de adaptación para entrar a occidente: llegan como parte de los accesorios para el consumo del té, compañías como East India Tea Company y comerciantes portugueses importaban teteras YiXing que influirían las versiones europeas de teteras durante el siglo 17.
Tetera Meissen Alemania 1742
El estilo y las características de la cerámica oriental, pronto eran imitadas y adaptadas a las cerámica europea, el detalle, la finesa, el peso ligero y la estética oriental empezaban a florecer en las teteras del principio del siglo 18, pero estas teteras eran hechas en occidente: métodos, técnicas y recetas secretas para obtener la mejor cerámica eran parte de constante búsqueda de la perfección de la pasta de porcelana dura (además de baratas por no ser las exóticas YiXing). Muchos alfareros, comerciantes, químicos e inclusive alquimistas se dedicaron a buscar el equivalente de la arcilla china, caolín o porcelana china, a pesar de que la cerámica no era un objeto comercial masivo, se buscaban los diseños orientales los azules, los paisajes y animales hechos con pincelada fina, los dragones y templos eran muy deseados, pero a diferencia de oriente en occidente se perseguía la delgadez traslúcida de la porcelana.


Tetera Meissen motivo Watteau 1760
 Tomar té en tetera de plata no tiene el mismo impacto en el sabor que la cerámica, la delicadeza del aroma de las hierbas sumado al calor de la pieza, hizo que muchos desarrollaran fórmulas para crear lo que conocernos como hoy día como porcelana dura, una vez más la historia de esta forma no deja de estar relacionada con otro elemento importante además del té: la porcelana. Es cierto que hay muchas versiones e inclusive ceramistas alfareros no reconocidos históricamente que aportaron en su desarrollo, pero el proceso de creación de las mezclas, esmaltes, pastas y arcillas con determinadas cualidades es cuestión de ensayo y error y no hay pastas iguales, por más medida y exactitud (ese es parte de la mística y la dificultad de la cerámica).
Tetera New Hall motivo floral Blue & Gilt Doulton  1880

Johnson Brothers Rose Chinz Rosa Inglaterra 1883
Los plateros alemanes Phillips Jon y David Elers, llegaron a Inglaterra para desarrollar modelos y técnicas de estilo alemán para crear porcelana (fueron demandados por robar la formula), el resultado fueron teteras de pasta roja sin esmalte, al igual que otros artículos como tazas y tazones que se vendían en Londres a bajo costo de superior calidad comparada con lo que se vendía en la época. Los diseños eran dibujos de arboles y flores de ciruelo con influencia de la cerámica victoriana inglesa bajo el sello Eler's ware.


Paralelamente en Alemania Johann Bottger de la afamada casa de cerámica Meissen desarrolló para el Rey Augusto de Polonia una pasta similar al caolín chino y roca petunse (también petuntse es un tipo de feldespato caolinizado típica de los montes del Río Ch´ang en China), ya en 1710 había desarrollado una pasta fina que se podía usar en el torno y tenía finalmente un acabado diferente a la porcelana china, si bien en oriente el tono musical perfecto era la perfección, en occidente era la traslucidez y suavidad de la textura de la pasta blanca. La búsqueda de fórmulas de pasta de porcelana se da de manera simultánea en esta época y hay que recordar la competencia por fabricar porcelana fina, pues la porcelana de China era costosa y más si era del periodo de la dinastía Ming; en 1780 Ehrenfried Walther von Tschirnhaus y Johann Friedrich Böttger también fabricaron una version con kaolin, alabastro calcinado y cuarzo utilizada también por Meissen.
Tetera de Whieldon Pottery motivo de ave siglo 18.
El nombre de porcelana viene de porcella en italiano, que hace referencia a la superficie de los caracoles y conchas de mar, blanca, brillante y semitraslúcida parecida la porcelana, la pasta finalmente encontró su formula y comenzó a producirse teteras decoradas con amplia gama de colores y con efectos dorados y plateados. Estos estilos que se extendieron al resto de Europa, las pequeñas teteras de porcelana adquirieron mucho valor, primero por el consumo de té pues resultaba un gusto caro y segundo por la perfección y acabados de la porcelana, lo convertían en una forma cotizada y de lujo. Su elasticidad, brillantes, delicadeza y alta resistencia ante el choque térmico permitió su producción con la “receta” europea en talleres de Venecia y Berlín y para la segunda mitad del siglo 18 la producción en toda Europa.  
Tetera negra Samuel Alcock con relieve blanco estilo griego 1840
La tetera tiene estilos que convergen en la historia, pues además de las técnicas y estilos de China, también se suman las influencias artísticas y culturales propias de los países que desarrollan cerámica utilitaria. Por ejemplo la influencia árabe en la cerámica del Mediterráneo durante la ocupación musulmana en España que comienza en el siglo 8 con cerámica esmaltada de un blanco opaco hecho de estaño, como base para diseños detallados de colores brillantes; entre el siglo 12 y 15 la cerámica Ming era apreciada entre moros bereberes, árabes y musulmanes provenientes del norte de África y sus técnicas y materiales también investigados para conseguir la ligereza y suavidad dio como resultado la cerámica de mayólica en España, faience en Italia, y delftware en Inglaterra.

Tetera Capo di Monte motivo floral 1950
Tetera John Ridgway estilo rococó - 1848
 Cada estilo cerámica tiene sus orígenes multiculturales, la fusión y absorción de estilos en la confección de cerámica utilitaria y decorativa se por supuesto por el comercio; por ejemplo durante el siglo 16 surgen fábricas llamadas Chinoiserie, un estilo que imitaba el estilo asiático y adornaba el imaginario occidental sobre las cultura oriental decorada sobre cerámica de pasta blanca. Aun así, no cabe duda que la popularidad de la tetera en occidente es sobre todo por la fabricación de toda clase de estilos en Reino Unido, la costumbre de tomar té ya incorporada en la cultura inglesa impulsó las modificaciones ya sea para goce estético o por practicidad en el diseño. Teteras victorianas, neoclásicas, teteras dadaístas y pop, sus formas has sido modificadas según la necesidad, su tamaño aumentó, se elevo su boquilla o pitorro, su asa se agrando y por supuesto el diseño y la estética cambiaron mucho según la moda de la época.
Tetera Coalport con motivo dragon verde 1892
La cerámica, muchas veces considerada como un arte aplicada o como arte menor del fuego, es Arte, no importa su origen, uso o época siempre ha sido y será manifestación cultural del progreso de los pueblos: deja ver tecnología, sensibilidad, economía, sociedad, historia, cultura y por su puesto arte todo impreso con huellas de artesano, alfarero o artista ceramista sobre la arcilla. Por eso la historia detrás de un objeto en apariencia sencillo e inicuo, nos sorprende y permite conocer otras culturas y la nuestra. No por el objeto material, sino por lo que representa el mismo liberado de su función: en este caso la tetera más que un contenedor resguarda la alquimia de la cerámica, filosofía oriental, la historia del comercio desde tiempos antiguos y refleja la complejidad de las sociedades humanas.

Espero que hayan disfrutado esta entrada de Formas de arcilla, que a pesar de haber tardado bastante tiempo en salir, viene condensada y cargada de información para que disfruten y reflexionen cada vez que sirvan el té en una hermosa tetera


La Tornera







1 comentario:

  1. Hola Ksenia!!!! me parece genial tu articulo, y muy interesante.
    Te quería preguntar si conoces algún libro sobre las teteras, donde pueda encontrar los diferentes tipos que existen, características....
    Cualquier tipo de información que me proporciones me será de gran ayuda.

    Muchas gracias,y adelante con este blog tan interesante.

    ResponderEliminar